Inicio / México Nueva España / Las selvas más bellas de México

Las selvas más bellas de México

Las selvas tropicales mexicanas son las selvas más septentrionales del continente americano. Comienzan alrededor de la latitud de la Ciudad de México y corren hacia el sur en las elevaciones más bajas.

La cuarta parte de la superficie total de México son tierras forestales, también cuenta con el mayor número de especies de pinos y robles del mundo. Otros árboles notables incluyen caoba, zapote y ceiba (también conocido como pochote), el árbol sagrado de los mayas.

Las selvas de México

Las Selvas de México disfrutan de las lluvias durante todo el año, lo que permite que estos lugares tengan una plantación exuberante. Estas selvas cuentan con diferentes estratos, en cada uno de ellos es posible ver la diferencia de vegetación. En los estratos más altos encontramos los grandes árboles de 45 a 60 metros; y en los estratos más bajos, donde la luz escasea, encontramos las trepadoras, arbustos, ramas y leñosas.

La Selva Lacandona es un área que abarca desde Chiapas, México, hasta Guatemala y hacia la parte sur de la península de Yucatán.  Entre sus numerosas características se encuentran una gran cantidad de importantes sitios arqueológicos mayas, incluido Palenque.

La fauna de la selva tropical, es una joya de megadiversidad, que según fuentes gubernamentales cuenta con 625 especies de mariposas; 114 de mamíferos, 345 de aves y 84 de reptiles, además de 3.400 especies de plantas. La Selva Lacandona es además hogar del mayor número de especies de murciélagos del mundo.

Después de 230 mil años de existencia, se encuentra clasificada entre las 25 zonas biológicas críticas del planeta.

Biodiversidad de México

La Sierra Madre del Sur contiene un mosaico diverso de tipos de vegetación. Se ha dicho que son algunos de los bosques subtropicales mixtos de pinos y robles más diversos y complejos del mundo. Esta ecorregión es considerada uno de los principales centros endémicos de plantas de México.

Es una de las principales provincias fisiográficas de México. Cubre un área de aproximadamente 9,000 km2 en la región mexicana del Pacífico Sur y la mayor parte de esta ecorregión se encuentra dentro de los estados de Guerrero y Oaxaca.

Los bosques nublados contienen una gran parte de la biodiversidad de la Sierra Madre del Sur: el 48.7% de las especies en el estado de Guerrero habitan bosques montanos, mientras que el 43.7% habita bosques de pinos y robles.

Aislados de los entornos cercanos como consecuencia de sus niveles altitudinales y laderas empinadas, los bosques templados de la ecorregión de la Sierra Madre del Sur han sido recientemente considerados un centro incomparable de endemismo y biodiversidad.

Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca

Como parte de su ciclo de migración, alrededor de 200 millones de mariposas monarcas vuelan cada agosto alrededor de 2.800 millas desde Canadá y Estados Unidos para pasar los meses más fríos del año en el bosque ubicado entre los estados mexicanos de Michoacán y el Estado de México, donde se encuentran las áreas protegidas de la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca, que fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008.

Durante los 4 a 5 meses que las mariposas permanecen en México, los bosques se convierten en un país de las maravillas. Cuando el sol calienta un poco en la mañana, abren sus coloridas alas y vuelan alrededor del bosque como ritual de apareamiento, creando una escena mágica.

Algunos de los sitios mas bellos para visitar son:

  • Selva Lacandona – Chiapas
  • La Sepultura – Chiapas
  • El Triunfo – Chiapas
  • Montes Azules – Chiapas
  • Calakmul – Campeche
  • Los Tuxtlas – Veracruz
  • Chamela-Cuixmala – Jalisco
  • Sierra de Manantlán – Jalisco y Colima
  • Sierra de Huautla – Morelos
  • Chacahua-La Pastoría – Oaxaca

Selvas de México definidas por región

El norte de México está dominado por el terreno desértico. De hecho algunos de los bosques más impresionantes se encuentran en el norte, particularmente en el estado de Chihuahua.

El árbol nacional es el ciprés, o ahuehuete, que prospera a lo largo de ríos y arroyos en las regiones semiáridas. Cerca de Oaxaca, en la ciudad de Tule, se encuentra el famoso ciprés gigante (42 metros de ancho), que ahora tiene más de 2,000 años.

En el sur de México, podemos encontrar bosques que son una mezcla de selvas bajas y bosques caducifolios altos, combinados con manglares, pantanos y sabanas.

Los bosques de pinos y robles de la Sierra Madre del Sur conforman largas cadenas montañosas, con una gran diversidad biológica. Estos son por su conformación, algunos de los bosques subtropicales mixtos de pinos y robles más diversos y complejos del mundo. Las especies endémicas plantas, aves y mamíferos también han prosperado en estas cadenas montañosas ofreciendo una belleza sin igual.

Por último, el centro de México está cubierto de bosques de pinos y robles, junto con una maleza diversa y hebras de liquidámbar.

Compártelo en tus redes


El tren México-Toluca ha sido una obra de infraestructura que, desde su nacimiento, fue marcada por la complejidad. México había dejado de construir trenes y volverlo a hacer implicó en su momento pagar costos muy altos; proyectos modificados una y otra vez e interminables procesos de negociación sobre el derecho de vía caracterizaron este proceso. En el caso de este tren, la lejanía entre el gobierno federal y el gobierno de la Ciudad de México, en la administración pasada, lesionó profundamente la capacidad de construir en tiempo y forma una emblemática obra, crucial para la movilidad y ahora para la reactivación económica.

El presidente Andrés Manuel López Obrador está decidido a darle al transporte ferroviario un lugar especial en el desarrollo de la infraestructura nacional. El Tren Maya, el Transístmico y el México-Toluca dan cuenta que hoy, como no se tenía en mucho tiempo, se pretende establecer una agenda clara de ejecución, recuperando además al tren de pasajeros como alternativa de transporte. En el caso del México-Toluca, es particularmente importante entender la compleja realidad del tramo 3, que va de la caseta de cobro y avanza 17 kilómetros hasta Observatorio; coexisten puentes, viaductos, trabes, instalaciones militares, zonas hidráulicas protegidas, zonas densamente pobladas y pendientes que han causado múltiples cambios en el trazo y la ingeniería que debe emplearse para librar este reto de la ciudad.

La conectividad con el Metro de la Ciudad de México es la fuente de vida del tren, cuyo deseo de viaje a Santa Fe, para iniciar, será un objetivo fundamental. Posteriormente las escalas en la zona de Lerma, Toluca y Zinacantepec, serán esenciales para la integración urbana de los Valles de México y Toluca. Este proyecto metropolitano exigirá a los gobiernos de la Ciudad y del Estado de México generar soluciones para la alimentación del tren, con sistemas de transporte eficientes y centros de transferencia modal con las características de los de Ciudad Azteca, El Rosario o Toreo.

En la Ciudad de México ha sido claro el involucramiento de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, quien junto con la SCT en el último año ha tomado decisiones que habrán de dar viabilidad a la agenda para la terminación de esta obra, que según palabras del presidente será concluida en los siguientes 24 meses. Las enseñanzas que ha dejado esta obra, sin duda, han ayudado a revivir al sector ferroviario en México; el México-Toluca ha sido un ejemplo de la complejidad que enfrentan obras de infraestructura de esta naturaleza, pero muestran también la importancia de contar con una alineación especial de los incentivos de todos sus participantes, niveles de gobierno, entidades, comunidades y empresas.

Alinear objetivos y superar obstáculos es fundamental cuando hay que concluir una obra que será una lección sobre infraestructura y que el país no puede dejar atrás. Si queremos conectividad eficiente, transporte masivo de calidad y movilidad que genere competitividad, el país debe aprender que las grandes obras, más allá de los recursos que requieren, necesitan un espacio de visión y planeación que avancen por encima de visiones cortoplacistas.

La movilidad del futuro está asociada a la capacidad que tengan los gobiernos para planear, y de las posibilidades de las empresas mexicanas para que los ingenieros sigan aportando ideas y soluciones que requieren obras de alta complejidad, en donde el tiempo es relativo y siempre hay mucho que aprender, pero lo más importante es ejecutar y terminar. Por fin, pronto al parecer, los Valles de Toluca y de México estarán más cerca y mejor conectados que nunca.


Mira también este artículo

Turquía brinda asistencia humanitaria de emergencia a México

La Agencia Turca de Cooperación y Coordinación (TIKA, por sus siglas en turco), brindó asistencia …