Reconquista.mx

¿Cómo vivir siendo un piloto de drones?

¿Cómo vivir siendo un piloto de drones?

Relajado, vestido con jeans, tenis y una gorra gris, el jóven de 28 años sube al escenario para preparar su presentación. De su mochila saca un pequeño drone, una bolsa de plástico con propelas de fibra de carbono y se presenta ante su público. “Mi nombre es Steele Davis y vuelo drones de forma profesional”, dice ante los asistentes, curiosos, a su conferencia en la feria de tecnología e innovación CeBit 2018, una de las más grandes del mundo. Los presentes apenas son un par de decenas; sin embargo, es un nicho de mercado que lo sigue fielmente desde 2010 cuando comenzó su canal de videos en YouTube, llamado Mr. Steele, cuando aún era estudiante de ingeniería. En su canal experimenta piloteando drones, y desde hace dos años, cuenta que encontró la forma de capitalizar la tendencia del entretenimiento ligado a este tipo de gadgets para convertirlo en un negocio y un estilo de vida. “Me salí de la escuela y no quise un trabajo de nueve a cinco, entonces empecé a volar cada vez más inspirado por lo que veía en YouTube y así fue como llegué hasta ahora”. Recomendamos: Estos drones replican las funciones cerebrales de insectos “Lo que hago con esto es que hago una fórmula. Hice una fórmula para hacer que el drone esté en constante movimiento, construyéndolo yo mi mismo”, dice Davis en entrevista con Expansión. Actualmente el canal Mr. Steele cuenta con cerca de 145,690 seguidores, que si bien no son las cantidades millonarias de otros creadores de contenido, forman parte de los aficionados que siguen este tipo de gadgets. Los drones que vuela Steele no son comunes, sino unos más pequeños y flexibles que se enlazan a través de canales de comunicación analógica con un control remoto a un visor a través del cual se puede ver lo que el drone ve, como si se estuviera piloteando un avión. “Lo que hace a estos drones diferentes es que se asemejan a la cabina de un avión. Se mueven de la misma manera en la que se movería un avión y usarlos para videografía es un reto por lo ángulos de la cámara. La latencia es muy baja, entre los googles y el drone, por lo que puedes sentir que realmente estás conduciendo”, dice. Al ser vehículos más flexibles de lo normal, el riesgo de choque es bajo, lo que le ha permitido sobrevolar lugares como la Muralla China, Chernobil o la ciudad prohibida en China. Si bien los drones que utiliza le dan un sentido distinto a los videos, su limitante es que aunque pueden alcanzar velocidades altas, la batería solo dura tres minutos y debe cambiarse. “Por eso siempre traigo más de uno de repuesto”, aclara. Lee también: Miles de youtubers cobran cifras de seis cifras El negocio de volar Davis explica que si bien volar sigue siendo algo que le mueve y le emociona, desde hace dos años que esto se convirtió en su trabajo de tiempo completo, ha buscado la forma de capitalizar el estilo de vida. Actualmente colabora haciendo videos para marcas como Vice, Red Bull, GoPro y BMW y cobra aproximadamente 100 dólares la hora; sin embargo, advierte que para los próximos años su enfoque se tornará más a comercializar el estilo de vida alrededor de los fans de este pasatiempo con una marca de ropa y otros productos, cuyo logo es similar al bigote que porta. “Si me hubieras preguntado hace un año tal vez mi respuesta hubiera sido diferente”, aclara. “Ahora creo que este mercado crecerá lentamente y orgánico. Las carreras de drones ya no crecen tanto como antes yo creo que en los próximos dos años la tecnología va mejorar mucho, vamos a poder hacer mejores cosas, pero ahora estoy tratando de crecer mi marca, con el bigote. En el futuro no estoy enfocado solo en los drones si no en hacer una compañía y una marca de estilo de vida, como Supreme”, sugiere.

]]>

Fuente – Expansión. – Tecnología

¿Te gustó este artículo? Compártelo!

Deja un comentario